viernes, 31 de diciembre de 2010

¡Feliz MMXI!

Sólo una entrada sencilla y directa para desear a nuestros lectores una feliz Nochevieja. ¡Nos vemos y nos leemos el año que viene!

¡Feliz MMXI!

jueves, 30 de diciembre de 2010

Naricilla rosa

¡Si es que hasta cuando no quiere posar nuestra pequeña Noa está adorable! ¿Y cómo no estarlo cuando se luce una simpática naricilla rosa?

lunes, 27 de diciembre de 2010

Embalaje

Podéis pensar que somos superficiales, pero quizá el mejor regalo navideño para un gato doméstico sea, sin lugar a dudas, lo que hay en el exterior. Así que, amigos felinos, disfrutad hasta el infinito de bolsas, cajas, cintas, lazos y papeles de colores. Porque el embalaje, ese eterno olvidado que acaba normalmente en la basura, ¡también tiene su importancia durante estas fechas!

En la foto podéis ver a Elmo jugando en una bolsa de papel que se ha convertido en nuestra guarida favorita estos últimos días. Y vosotros, queridos lectores de cuatro patas, ¿también habéis disfrutado o estáis disfrutando aún de algún que otro embalaje? ¡No dejéis de contarnos!


Y por cierto...
¡Feliz Navidad!

Nota: Tened en cuenta que algunos embalajes pueden ser peligrosos (por ejemplo, hay que prestar atención a las asas de las bolsas, a las cintas adhesivas, a los lazos largos...) Nosotros sólo jugamos con ellos una vez que nuestros humanos los han revisado de arriba a abajo y siempre con supervisión.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Muuuucho miedo

El otro día, por pura casualidad, mis humanos descubrieron algo que literalmente aterroriza a Elmito. Y que conste que no se trata de un pájaro, ni de un avión. Lo que le da muucho miedo son ¡las vacas! En concreto, los mugidos que emiten estas enormes productoras de leche. No tenemos ni idea del motivo por el que nuestro pelirrojo siente tanto miedo cuando escucha un ¡Muuuu!, pero el hecho, después de unos cuantos días mugiendo en casa, es innegable.

El caso es que muchos gatos sentimos miedo de determinados ruidos, especialmente de los más estruendosos (lógico, si tenemos en cuenta que nuestro oído está mucho más desarrollado que el de los humanos) Tracas, martillos, timbres y aspiradoras serían elementos habituales si nos dedicaramos a elaborar un ranking de ruidos molestos para los felinos domésticos. Pero si dejamos lo normal a un lado y nos centramos en extravagancias como la de nuestro Elmo, la lista se torna ciertamente más divertida. En casa, por ejemplo, a Noa le dan miedo los estornudos humanos y a mí, las canciones de Camilo Sesto (Ejem, ejem...) ¿Y a vosotros, queridos lectores de cuatro patas? ¿Os asusta o molesta algún sonido peculiar? ¿Tenéis alguna excentricidad auditiva? ¡Esperamos vuestros comentarios!

lunes, 13 de diciembre de 2010

Las cosas, claras

Hay afirmaciones evidentes y verdades como puños que, cuando están claras, hacen que la vida de todos sea mucho más fácil. ¿O no?

Las fotos que os traemos hoy y que en nuestra opinión lo demuestran (Ejem, ejem...) corresponden a unos azulejos decorativos con mensaje contundente pero indudablemente cierto que encontraron mis humanos a la venta en varias tiendas de suvenires en Toledo. Preciosos, ¿eh?


viernes, 10 de diciembre de 2010

¡Día de colada!


Dedicada a todos aquellos que nos comentan que la pequeña Noa se prodiga poco por nuestra Gatera...

Por cierto, si os fijáis un poco en la foto os daréis cuenta de que Noíta se encuentra cómodamente instalada sobre unos vaqueros doblados y que al fondo se adivinan piezas de ropa y toallas limpias. ¿A vosotros también os gusta, queridos lectores de cuatro patas, "colaborar" con vuestros humanos el día que en vuestras casas se hace la colada? ¡No dejéis de contarnos!

viernes, 3 de diciembre de 2010

¿Conoces la nieve? Encuesta del mes de diciembre

Casi sin darnos cuenta, el último mes del año ya está aquí. Diciembre ha llegado con su habitual corte de fiestas, viandas y villancicos; y con él llega a nuestra Gatera la última encuesta de 2010.

El caso es que Noa, Elmo y yo estábamos arrebujados bajo las mantas decidiendo cuál sería nuestra pregunta para este mes cuando se nos ha ocurrido pensar en que muy pronto llegará oficialmente el invierno (que extraoficialmente nos acompaña desde hace algunos días) con sus inclemencias climatológicas y sus bajas temperaturas. Ya sabéis que nosotros vivimos casi a orillas del Mediterráneo y nuestra temporada invernal es, a pesar de todo, bastante benigna; esto ha hecho que, al menos hasta la fecha, nunca hayamos disfrutado o padecido (según se mire) de ese elemento blanco y helado que es la nieve. Pero ¿y vosotros, queridos lectores? ¿Sabéis de primera mano lo que es la nieve? ¿La habéis tenido alguna vez bajo vuestras patitas, sobre vuestros pelajes, en vuestras ventanas? Y así se nos ha ocurrido preguntaros en esta ocasión lo siguiente: ¿Conocéis la nieve? Las respuestas entre las que podréis elegir las vuestras son las siguientes:
  • , para aquellos que al menos una vez en sus vidas hayan entrado en contacto con la nieve de verdad.
  • No, para aquellos que, como nosotros, sólo hayan visto la nieve en postales y fotografías...

Ánimo, que en esta ocasión la cosa es sencilla. O sí, o no, sin más. Como siempre, el cuestionario estará colgado en la columna de la derecha hasta el último día del mes y tened en cuenta que cada particpante podrá elegir varias opciones (por si algunos miembros de la familia conocen la nieve y otros no...) ¡Venga! No os quedéis helados y pasad cuanto antes a dejarnos vuestros votos e incluso, si os apetece, algún que otro cálido comentario.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Resultados de la encuesta de noviembre

Los pequeños gourmets de la casa han hablado durante el mes de noviembre y la conclusión general a la que llegamos tras contabilizar los resultados de nuestra encuesta es que a muchos de los gatos que nos leen les gusta la comida húmeda. Si nos detenemos en el detalle, los votos recogidos por nuestra consulta han quedado repartidos de la siguiente manera:

¿Os gusta la comida húmeda?
  • Sí, 16 votos (51,61%)
  • No, 2 votos (6,45%)
  • Depende, 10 votos (32,26%)
  • Nunca la he probado, 3 votos (9,68%)
De apetito algo selecto algunos o completamente entregados a cualquier variedad de receta en latita otros, lo importante es que más del 80% de los felinos domésticos come este tipo de alimento (un bocado importante a la hora de que las empresas y comercios de productos felinos se pongan las pilas y puede que el impulso que necesitaba ese casi 10% que nunca la ha probado para que se anime de una vez) ¿Nuestras recomendaciones al respecto? Como siempre, optar por las marcas que nos garanticen ingredientes de mayor calidad, mayores aportes proteicos y recetas más naturales y, salvo en casos especiales, emplear este tipo de dieta como complemento al pienso y no al revés.

Gracias a los 22 lectores que con su participación han hecho posible que hoy publiquemos estos resultados. Y gracias especiales a Luna Y Zeus, a Martín y Félix y a Gris por enriquecer su paso por nuestro cuestionario con un delicioso comentario.

domingo, 28 de noviembre de 2010

Tapetum lucidum

¿Sabíais que el tapetum lucidum es una capa de tejidos reflectantes que los gatos tenemos tras la retina y que nos ayuda a ver mejor en condiciones de poca luz?

Quizá os resulte curioso descubrir de paso que esta capa es la responsable de que los ojos nos brillen en la oscuridad o cuando nos hacéis alguna que otra foto. Y para muestra, un retrato mío junto a Elmo en el que queda perfectamente plasmado el deslumbrante efecto que resulta de combinar nuestros tapetum con el flash de una cámara. (Ejem, ejem...)

sábado, 20 de noviembre de 2010

Tres años...

Hoy se cumplen tres años desde que nuestra Gatera dio sus primeros pasos allá por el año 2007. Y no se nos ocurre nada mejor para celebrarlo que publicar esta foto del trío felino que la regenta, inspira e ilustra día a día. ¡Gracias a nuestros lectores por hacer que este tercer aniversario no sea un sueño sino toda una realidad!

jueves, 18 de noviembre de 2010

Un Azrael toledano

En un reciente viaje a la ciudad de Toledo, nuestros humanos localizaron por pura casualidad este mural ubicado a las afueras de la urbe nueva y en el que llama nuestra atención el dúo formado por un conocido brujo y su no menos conocido felino. Os hablamos, como podéis apreciar, del perverso Gargamel y de su gato Azrael, pareja famosa a causa de su incansable obsesión por unos pequeños y simpáticos seres azules llamados pitufos que vieron la luz por primera vez a finales de los años 50 de la mano del dibujante belga Peyo.

A pesar de que la foto no es muy buena (no siempre están este tipo de obras en zonas de fácil acceso...) creemos que este Azrael toledano y sus compañeros constituyen un perfecto ejemplo de la fuerte influencia que los personajes literarios, televisivos y de cómic del siglo XX ejercen sobre los pintores urbanos actuales, no siendo este el primer caso en el que encontramos grafitis inspirados en iconos infantiles y/o juveniles del siglo pasado. Se trata, sin duda, de una realidad cultural interesante sobre la que reflexionar: el influjo de los protagonistas de ficción en el artista y en el arte. Y que conste que tampoco es necesario constreñir el debate al ámbito meramente artístico porque lo que no podemos negar es que lo que hizo que nuestros humanos detuviesen el coche en el arcén para tomar unas fotos en esta ocasión fue que uno de los protagonistas del mural era este gato naranja y malvado que hizo las delicias de muchos niños que hoy, ya adultos como ellos, evocan sus travesuras y planes frustrados con una enorme sonrisa. ¿Estamos acaso ante un efecto de la influencia y dominio de los medios de masas? ¿O quizá ante el resorte por un mero recuerdo con tintes nostálgicos? Supongo que eso ya depende de la opinión y de la experiencia de cada uno aunque, se trate de lo que se trate, a nosotros nos ha servido para rescatar esta obra de la trasera de un muro y eso quizá ya signifique algo, ¿o no?

lunes, 1 de noviembre de 2010

¿Te gusta la comida húmeda? Encuesta de noviembre

Ricos patés, suaves mousses, jugosos pedacitos... En lata, en sobre, en tarrina... Con salsa, en gelatina, en su jugo... La variedad de presentaciones, recetas y marcas de comida húmeda felina es abrumadora, siendo sus efectos directos sobre los gatos de lo más variados. Adorada por algunos y completamente ignorada por otros, lo cierto es que la dieta húmeda es una opción a tener en cuenta a la hora de plantear la alimentación del felino doméstico.

Lo ideal es acostumbrar al gato desde pequeño a consumir tanto pienso seco como comida húmeda, debiendo constituir el primero la base de la dieta y la segunda un complemento al que recurrir a modo de premio o incluso en caso de necesidad dietética. Pero lo cierto es que no a todos los gatos les hace tilín la comida de lata, siendo no pocos los individuos que como Noa rechazan de plano cualquier alimento que no sea pienso seco. ¿Es este vuestro caso? ¿O quizá sois como Elmo unos voraces consumidores de latitas? En el término medio se encontrarán aquellos que, como yo, gustan de probar algunas recetas húmedas mientras detestan otras que ni se dignan catar. Así las cosas, la pregunta que os planteamos en nuestra encuesta de noviembre es la siguiente: ¿Os gusta la comida húmeda? Y las respuestas entre las que podréis elegir las vuestras son las siguientes:
  • , para aquellos a los que os encante, como a Elmo, comer cualquier mousse, paté, pedacitos en salsa, etc.
  • No, para aquellos como Noíta a los que no les guste para nada la comida húmeda.
  • Depende..., para aquellos como yo a los que les gusten unos sabores y texturas pero otros no.
  • Nunca la he probado, para aquellos que no sepan lo que es la comida húmeda.

Sin más, os invitamos a pasar por la columna de la derecha donde podréis encontrar como cada mes el cuestionario de nuestra consulta. Y que conste que en esta ocasión podréis elegir varias respuestas de forma simultánea a fin de reflejar las diferentes opciones presentes entre los miembros de vuestras familias porque si el gusto por la dieta húmeda en vuestras casas es tan variado como en la nuestra nos parece que os va a hacer falta. ¡Mucho ánimo y a votar, que cuantos más seamos, más interesantes serán los resultados! ¡Por cierto! Si os decidís a dejarnos además algún jugoso comentario, no olvidéis anotar cuáles son vuestras recetas y sabores favoritos.

Resultados de la encuesta de octubre.

Con el primer día de noviembre llegan a nuestra Gatera los resultados de la encuesta del mes pasado. Y la verdad es que nos alegra (y en cierta medida nos alivia) poder decir que la mayoría de nuestros lectores es ajena a las supersticiones gatunas. ¿Por qué? Pues porque el 96,4% de los participantes en nuestra consulta no considera a los gatos negros portadores de nefastos infortunios, siendo un único votante el que ha confesado creer en la mala fama de los felinos color azabache aunque sin comentar los motivos.

Puede que sobre el papel la pregunta de nuestra encuesta de octubre (¿Crees que los gatos negros traen mala suerte?) os resultara cuasi infantil pero si vamos más allá del enunciado os aseguramos que no se trata de un planteamiento para nada baladí. Y es que en el mundo real y dejando los porcentajes de lado son muchos los gatos que aún hoy son rechazados e incluso perseguidos y maltratados a causa de ignorantes creencias, incrementándose literalmente la caza de brujas cuanto más oscuro es su pelaje. Menos mal que, como en todo, existen los términos medios y en este caso incluso el extremo opuesto, lo que se traduce en personas y grupos que defienden a los gatos negros más allá de supercherías sin fundamento. En esta línea no hace mucho que descubrimos por ejemplo el blog Pon un gato negro en tu vida, espacio felino en general pero con un interés especial en gatos y gatitos negros con hogar o en busca de familia cuya visita aprovechamos para recomendaros.

No nos queda más que agradecer a los 28 participantes el que se hayan tomado un mes más la molestia de pasar a dejarnos su voto, siendo nuestro agradecimiento doble para Luna y Zeus y para Evie por haber enriquecido su paso por nuestra entrada más curiosa del mes con un comentario. Que conste que en esta ocasión hubiéramos leído con sumo interés los argumentos de nuestro único votante supersticioso aunque entendemos que eso ya depende de sus ganas de hablar (Ejem, ejem...)

domingo, 31 de octubre de 2010

¿Susto o dulces?

Un año más ha llegado la noche en la que el velo que separa este mundo y el otro se torna tan fino que es posible atravesarlo... Y desde aquí os deseamos, queridos lectores, unas horas repletas de felinos negros, de calabazas brillantes, de sustos terroríficos y de dulces golosinas.

¡Feliz Halloween!

martes, 26 de octubre de 2010

Camuflado...

Me parece haber visto un lindo Rumbito... ¿O no?

lunes, 18 de octubre de 2010

¿Descanso dominical?

La gente piensa que ser gato es algo fácil y son muchos los humanos que como poco se sorprenden cuando se les comenta que su felino doméstico puede ser víctima del estrés. ¿A qué tanta incredulidad sobre el asunto? Y es que el estrés no es más que la tensión provocada por situaciones agobiantes que puede tener su repercusión a nivel físico o psicológico. Vista la definición, comprenderéis enseguida que nosotros vivimos ayer, sin lugar a dudas, una experiencia estresante, cuando de buena mañana nuestra humana aprovechó para repasar en profundidad algunos puntos de nuestra higiene gatuna. Después de servirnos los desayunos y de darnos nuestros alimentos complementarios habituales (Noa y Elmo toman aceite de salmón y yo un condroprotector todas las mañana), decidió que era un buen momento para cepillarnos y ponernos la pipeta de dermoterapia. No contenta con esto, también nos cortó las uñas y, ¡horror de los horrores!, retomamos la rutina del cepillado de dientes, sin dejar de lado el repaso habitual de ojos, orejas, narices y anatomías felinas en general (Ejem, ejem...)

El resultado de tanta actividad higiénico-sanitaria no fue otro que una paticura perfecta, una sonrisa brillante, un pelaje suave y un ligero enfado pasajero aderezado por un agotamiento generalizado que hizo que estuviésemos el resto del día dormitando a conciencia. Menos mal que el desencadenante de nuestro estrés fue puntual, fruto del tiempo libre deparado por el descanso dominical. Hoy, por suerte, es lunes y no hay tiempo para nada, así que aprovecharemos la paz deparada por la jornada laboral de nuestra humana para dormitar un poco más aunque, eso sí, mucho más tranquilos.

Y vosotros, queridos lectores de cuatro patas, ¿os agobiáis cuando vuestros humanos deciden que es momento de acicalaros? ¿O estáis acostumbrados? ¡No dejéis de contárnoslo!

jueves, 14 de octubre de 2010

El gato negro

Tras un marcado paréntesis, retomamos por fin la sección más literaria de nuestra Gatera para presentaros, queridos lectores, un relato corto de fama mundial recorrido de principio a fin por pisadas felinas. Se trata de El gato negro, cuento de terror escrito por el autor estadounidense Edgar Allan Poe en la primera mitad del siglo XIX. Supongo que casi todos lo conoceréis y reconoceréis el argumento: un matrimonio que convive con un gato negro llamado Plutón, un marido que llevado por la bebida se torna agresivo con su mujer y que termina asesinando al felino, un segundo gato que entra en la vida del matrimonio y... Creo que hasta aquí es hasta donde podemos llegar sin destripar la historia a aquellos que aún no la hayan leído. Pero no queremos cerrar nuestra recomendación sin reproducir unos párrafos de este cuento espeluznante en el que la perversidad y la culpa quedan perfectamente entrelazadas hasta alcanzar un desenlace que a nadie puede dejar indiferente...

El gato negro

Una noche en que borracho a medias, me hallaba en una taberna más que infame, reclamó mi atención algo negro posado sobre uno de los enormes toneles de ginebra que constituían el principal mobiliario del lugar. Durante algunos minutos había estado mirando dicho tonel y me sorprendió no haber advertido antes la presencia de la mancha negra en lo alto. Me aproximé y la toqué con la mano. Era un gato negro muy grande, tan grande como Plutón y absolutamente igual a este, salvo un detalle, Plutón no tenía el menor pelo blanco en el cuerpo, mientras este gato mostraba una vasta aunque indefinida mancha blanca que le cubría casi todo el pecho.

Al sentirse acariciado se enderezó prontamente, ronroneando con fuerza, se frotó contra mi mano y pareció encantado de mis atenciones. Acababa, pues, de encontrar el animal que precisamente andaba buscando. De inmediato, propuse su compra al tabernero, pero me contestó que el animal no era suyo y que jamás lo había visto antes ni sabía nada de él.

Continué acariciando al gato y, cuando me disponía a volver a casa, el animal pareció dispuesto a acompañarme. Le permití que lo hiciera, deteniéndome una y otra vez para inclinarme y acariciarlo. Cuando estuvo en casa, se acostumbró a ella de inmediato y se convirtió en el gran favorito de mi mujer.

POE, E. A., El gato negro.

Si queréis descubrir qué le depara el autor a este segundo gato y a los protagonistas humanos de la historia, no dejéis de asomaros a este relato que, aunque clásico y aparentemente desfasado, os sorprenderá por muchos motivos. Y si por casualidad os creéis inmunes al poder sugestivo de la narrativa decimonónica de Poe, os recomendamos la lectura de esta y otras de sus obras a la luz de una vela en una noche de tormenta... (Ejem, ejem...)

martes, 12 de octubre de 2010

Gatitolandia

Hoy, queridos lectores, en La Gatera os recomienda... queremos presentaros una página muy especial fruto del amor a los gatos y de la perseverancia de su creadora, Maica García. Se trata de la web Gatitolandia, espacio en el que podréis encontrar muchísima información acerca del mundo felino: cuidados básicos, legislación, sanidad, razas, curiosidades, etc. Sus contenidos son tantos que que nada mejor que un paseo por sus secciones para que os hagáis una idea.

Con un diseño alegre y dinámico, se trata de un espacio recomendable tanto para humanos que convivan con gatos como para aquellos que estén tentados de aprender algo sobre felinos y siendo un proyecto interesante per se, no podemos dejar de destacar el importante papel ostentado por Freud, gatito fundador de la web y compañero felino de la autora que, además de inspirar su trabajo y de ayudarle en su día a día como terapeuta, nos cuenta de viva voz algunas de sus cosas a través de El Blog de Freud.

Esperamos haber conseguido tentaros a visitar el rincón gatuno de Maica y Freud, donde estamos seguros que aprenderéis algo que desconocíais sobre los gatos o encontraréis algún dato curioso que os sorprenderá.

sábado, 9 de octubre de 2010

Gato blanco y gato negro


El tiempo vuela. Y si no, que se lo pregunten a mis humanos, que encontraron a estos gatos en un muro de la avenida Antonio Ramos Carratalá de Alicante hace más de tres meses. O que se lo pregunten a los mininos protagonistas de nuestra foto, que llevan observando impasibles el devenir cotidiano de la ciudad encaramados a esa botella desde hace casi tres años. Gato blanco y gato negro forman parte de un amplio mural obra de varios artistas en el que aves, humanos, plantas y otros elementos inclasificables completan un decorado de claros tintes surrealistas y estilos entremezclados. Datada la obra en el año 2007 y firmada en conjunto por los artistas Hec, Kiz, Janfree y Blo, no podemos saber quién se encargó de crear a estos dos felinos, quedando de momento su autoría sin adjudicar. Pero lo que sí podemos deciros es que, como veis, los gatos, además de formar parte de los decorados urbanos por derecho propio, se han convertido para nuestro regocijo en importantes protagonistas de las pinacotecas callejeras.

¿Conocéis alguna otra obra urbana y felina, queridos lectores? ¿Habéis descubierto algún mural con gato encerrado? No dejéis de contárnoslo o de mandarnos alguna foto a nuestro mail (gateraderumbo@gmail.com)

jueves, 7 de octubre de 2010

¿Crees que los gatos negros traen mala suerte? Encuesta de octubre

Ya ha llegado octubre, mes cuajado de calabazas, brujas y, como no, gatos. Y este hecho nos ha llevado a plantear, aunque con un poco de retraso, una nueva encuesta que nos permita saber si os asustan los gatos negros. No vayáis a pensar que se nos ha ido la cabeza ni nada parecido, pero no podemos obviar el hecho de que, por un motivo o por otro, los gatos en general y los negros en particular han quedado vinculados para siempre en el imaginario popular con la mala suerte, con la brujería y con las artes oscuras. Siendo este un hecho irrefutable, lo que pretendemos descubrir con esta consulta es si nuestros lectores son supersticiosos o todo lo contrario. ¿Qué os parece? ¿Os animáis a participar? La pregunta a la que deberéis contestar queda pues planteada de la siguiente manera: ¿Crees que los gatos negros traen mala suerte? Y las respuestas entre las que podréis elegir las vuestras son las siguientes:
  • , si creéis que los felinos negros son portadores de mala fortuna.
  • No, para los que no seáis supersticiosos y consideréis a los gatos negros tan inofensivos a nivel mágico como cualquier gato de otro color.
Nuestra encuesta estará a vuestra disposición hasta final de mes en la columna de la derecha y esperamos que seáis muchos los lectores que os animéis a votar y a opinar porque, como siempre, cuantos más seamos, más interesantes serán los resultados.

sábado, 2 de octubre de 2010

Resultados de la encuesta de septiembre

Como ya sabéis, queridos lectores, hace exactamente un mes perdí uno de mis dientes y, a pesar del disgusto, este aciago hecho se convirtió en inspiración para plantear la encuesta de septiembre (si es que prácticamente todo tiene su lado bueno...) Lo que queríamos descubrir en esta ocasión era si conservabais todos vuestros dientes y, al hilo de los resultados, me alegra poder afirmar que la mayoría de los participantes lucen intactas sus sonrisas. Por si os queda alguna duda al respecto, ahí os dejamos los resultados traducidos a porcentajes:

¿Conservas todos los dientes?
  • Tengo una sonrisa perfecta, 19 votos (67,86%)
  • Ya se me ha caído uno, 3 votos, uno de ellos mío... (10,71%)
  • He perdido varios, 2 votos (7,14%)
  • Los he perdido casi todos, 1 voto (3,57%)
  • Estoy totalmente desdentad@, 0 votos.
  • No tengo ni idea, 1 voto (3,57%)
  • Aún tengo los de leche, 0 votos.
  • Ninguna de las anteriores, 2 votos (7,14%)

Mil gracias a los 23 participantes que con sus 28 votos han hecho posible que hoy estemos publicando estas conclusiones. Y gracias especiales a Martin y Felix, Ro, Luna y Zeus y Evie por endulzar sus sonrisas con algunos comentarios. Porque sin vosotros esta sección no sería posible y yo no habría podido consolarme al descubrir que no soy el único gato mellado del planeta. Ya sé que lo que me queda es consuelo de tontos, pero consuelo al fin y al cabo (Ejem, ejem...)

jueves, 30 de septiembre de 2010

En pleno salto

Aquí os dejamos, queridos lectores, esta fotografía de Elmo en pleno salto, captada el otro día mientras nuestro pequeño rubiales intentaba escapar del a veces indiscreto objetivo de nuestro humano. Y es que dicen por ahí que fotografiar gatos es, en ocasiones, una tarea complicada, especialmente cuando, como en el caso de Elmito, el modelo no está por la labor de aparecer en la foto. Aunque también es cierto que, en la mayoría de los casos, los resultados de una sesión fotográfica con protagonista felino, aunque inesperados, pueden ser altamente gratificantes (Ejem, ejem...)

lunes, 27 de septiembre de 2010

Cinco lobitos

Hace más o menos un mes os contamos que Elmo había perdido una de sus uñas. ¿Os acordáis? El caso es que al final de la historieta os preguntamos, queridos lectores, si sabíais cuántas uñas tiene un gato: nadie ha dado respuesta a esta cuestión y ese es el motivo por el que hoy venimos nosotros a resolver el misterio.

Utilizándome en esta ocasión a mi mismo como modelo y ejemplo, os diremos que los gatos tenemos cinco dedos en cada una de las patas de delante (como podéis comprobar en mi foto) pero sólo cuatro en cada una de las de detrás, lo que supone un total de dieciocho dedos con sus respectivas uñas, excepciones y accidentes aparte. Curioso, ¿no?

jueves, 23 de septiembre de 2010

Miradas felinas

En la Avenida del Alcalde Lorenzo Carbonell, en uno de los muros perímetrales del recinto del I. E. S. Figueras Pacheco de Alicante, descubrieron hace unos días mis abuelitos humanos por parte de humana este retrato de chica con gato del que ya nos han enviado unas fotos. El caso es que desde hace unos años, este muro se utiliza y reutiliza como lienzo en el que crear y exponer murales de lo más diverso que, con el tiempo, ceden su lugar y su existencia a nuevos artistas y nuevos diseños en un ciclo continuo de arte urbano.

De esta manera os traemos aquí, queridos lectores, una de las últimas obras gestadas dentro de este proyecto museístico al aire libre. Se trata de una composición sencilla y tierna en la que una mujer joven sostiene en brazos a un gato. Chica y felino comparten pose, rasgos y expresión, manteniendo fijas sus miradas felinas en los viandantes y conductores que, conscientes o sin saberlo, pasarán por delante de esta pareja mientras permanezca en el muro.


Firmada por Kiz, esta obra nos gusta, aparte de por el gato, por la delicadeza que transmite. Y es que parece que estamos acostumbrados a un tipo de grafitis muy distintos, más esquemáticos, de trazos más duros, de colores más intensos, viniendo a demostrar este retrato de corte clásico que los diseños realistas y los tonos suves pueden transmitir al espectador urbano tanto como el mural más alternativo.


 

[Junio de 2012] Nos editamos: Esta obra ya no existe al haberse pintado un nuevo mural aprovechando el mismo muro.

jueves, 16 de septiembre de 2010

¿Dónde está el Ratoncito Pérez?

Como ya sabéis los que soléis pasar por nuestra Gatera, hace un par de semanas mi humana me llevó a la clínica veterinaria porque se me movía en exceso uno de esos dientes pequeñitos que tenemos entre los colmillos de la mandíbula inferior. El exagerado vaivén del incisivo no auguraba nada bueno y, efectivamente, en cuanto lo vio mi veterinaria el dictamen fue que lo mejor era sacar la pieza para que no me hiciera más daño en la encía (y es que de tanto moverse, tenía la zona muy enrojecida) Y así, un pequeño tirón terminó con lo que, al parecer, había comenzado con un indeterminado aunque certero buen golpe (Vamos, que en algún momento entre el fin de semana y la revisión de dientes del jueves, me metí un trastazo de categoría. Ejem, ejem...)

Ya sé es que los accidentes ocurren, pero este me ha costado a la tierna edad de seis años uno de mis maravillosos 30 dientes, convirtiéndome en un mellado con todas las letras. Menos mal que los gatos no usamos ni lucimos demasiado los incisivos porque para masticar empleamos los molares y porque, salvo en rarísimas ocasiones, evitamos sonreír por motivos más que obvios si os fijáis un momento en la foto de Noa que acompaña esta entrada. Pequeña e inexperta, fue pillada e inmortalizada en pleno intento de sonrisa felina, siendo el ejemplo perfecto de porqué los gatos no solemos sonreír.

Esta es, a grandes trazos, la historia de mi diente. Poco más hay que añadir al respecto de su pérdida, aunque quiero dedicar un momento a hacer desde este foro una reclamación. Y es que desde la noche del 2 de septiembre estoy esperando pacientemente al conocido como Ratoncito Pérez que debería haber canjeado ya mi pequeño incisivo por un regalo de categoría, consolándome de esa manera después del trance vivido. Pero parece que este roedor ha decidido ignorar mi sufrimiento por motivos que no alcanzo a entender. ¿Será porque soy un gato y a él no le pagan plus de peligrosidad? Pues si esto es así, ya va siendo hora de que el susodicho ratón renegocie sus condiciones laborales, que los felinos también tenemos derecho a sus visitas. ¿O no? En fin...

miércoles, 8 de septiembre de 2010

De 26 a 30

¿Sabíais que los gatos nacemos sin dientes, pasamos a 26 dientes de leche durante los primeros meses y después a 30 piezas permanentes? Así, la diferencia numérica entre una dentadura de gatito y una de gato adulto la marcan los cuatro molares, ausentes en la etapa de leche y que nos salen a partir del cuarto o quinto mes como colofón del cambio de dientes.

En la foto podéis ver a Elmo tratando de ilustrar la entrada con la boca bien abierta. ¿Os animáis a contar? Que conste que yo no he posado en esta ocasión porque ya no soy un buen ejemplo: al final, perdí el diente que se movía... Pero eso ya os lo contaré otro día.

jueves, 2 de septiembre de 2010

¿Conserváis todos los dientes? Encuesta de septiembre

Esta misma mañana, mientras nuestra humana revisaba el estado de nuestras bocas, se ha dado cuenta de que uno de mis incisivos se mueve bastante y este hecho ha propiciado dos cosas. La primera, que dentro de un rato salgamos hacia la clínica veterinaria (esta vez no me escapo...) La segunda, que se nos haya ocurrido la pregunta para nuestra encuesta de septiembre.

Y por eso, lo que nos intriga en esta ocasión es el estado de vuestras sonrisas, queridos lectores de cuatro patas. Así que poneos a contar y decidnos: ¿Conserváis todos los dientes? Y que conste que los de leche no valen, que esos los perdemos todos. Lo que queremos saber es si conserváis todas vuestras piezas permanentes (30 en los gatos y 42 en los perros) o si por cualquier causa (un golpe, una enfermedad, la edad...) habéis perdido alguna. Las respuestas entre las que podréis elegir las vuestras son las siguientes:
  • Tengo una sonrisa completa.
  • Ya se me ha caído uno.
  • He perdido varios.
  • Los he perdido casi todos.
  • Estoy totalmente desdentad@.
  • Pues no tengo ni idea.
  • Aún tengo los dientes de leche.
  • Ninguna de las anteriores.
Como comprenderéis, yo esperaré a votar a mi regreso de la revisión dental (Ejem, ejem...) Pero vosotros no os cortéis y votad cuanto antes, que cuantos más seamos, más interesantes serán los resultados a final de mes.

Resultados a la encuesta de agosto

Como cabía de esperar, las elevadas temperaturas estivales aplatanan a la mayoría de perros y gatos. Y así lo confirman los resultados de la encuesta del mes de agosto que han quedado repartidos de la siguiente manera:

¿El calor te aplatana?
  • , 15 votos (62,5%)
  • No, 5 votos (20,8%)
  • Pues no sabría decirte, 4 votos (16,7%)
Como veis, la respuesta más votada es, con diferencia, el , viniendo a confirmar con cifras que al 62,5% de los lectores de nuestra Gatera les afecta el calor. Y aunque nos alegramos por esos amigos a los que el verano les resulta indiferente, más nos alegramos por haber llegado ya a septiembre y por estar dejando atrás por fin los calurosos días que hemos padecido en agosto.

Sólo nos queda dar mil gracias, como siempre, a los 19 amigos que con sus votos y comentarios han hecho posible una vez más, a pesar del estío, que nuestra sección más cotilla salga adelante.

viernes, 27 de agosto de 2010

Rascadores de cartón

Si hay algo que preocupa seriamente a muchos de nuestros humanos es el hecho de que, en ocasiones, los gatitos domésticos afilemos nuestras uñas en lugares poco apropiados. De esta manera, un sofá, una mesa, una alfombra, una puerta o cualquier otro enser puede convertirse en blanco de nuestras garras y en motivo de disgusto para los habitantes bípedos de la casa.

En relación a este delicado tema, lo que debe quedar bien claro es que afilar las uñas es una necesidad felina y no una táctica premeditada para fastidiar. El caso es que, además de mantener nuestras garras a punto, con las marcas que dejamos estamos reclamando como propio el objeto en cuestión y, junto a él, el territorio circundante, utilizando para ello señales visuales (los arañazos propiamente dichos) y odoríferas (a través de unas glándulas que poseemos entre los dedos y que impregnan cada mueble u objeto arañado con un determinado olor) Como veis, es nuestra naturaleza felina la que nos impulsa a rascar, siendo vosotros, queridos lectores humanos, los encargados de proporcionarnos elementos adecuados para hacerlo si no queréis que elijamos para ello cualquier mueble de la casa.

Este es el motivo por el que en un hogar con gato no debe faltar al menos un rascador. En el mercado podréis encontrar de muchos tipos: sencillas alfombras, auténticos árboles, torres hasta el techo, para colgar de la pared, para cubrir esquinas, etc. Y es que todo vale a la hora de rascar. Una vez comprados, muchos humanos se quejan de que el gato sigue rascando en lugares indebidos y es que el secreto del éxito de este tipo de estructuras radica en el lugar elegido para ubicarlas: deben estar allí donde el gato pase más tiempo, evitando la tendencia a esconderlos. Y, por supuesto, hay que dar tiempo a los felinos para acostumbrarse al nuevo cachivache.

Los rascadores más habituales son los forrados con tela de peluche, cuerda o sisal pero nosotros queremos hablaros hoy de otros mucho menos pretenciosos pero bastante atractivos a los ojos felinos: los rascadores de cartón. Se trata de plataformas exentas, planas o con forma (de ola, de diván, de sofá, etc) hechas a base de capas de cartón prensado que se colocan en el suelo y que permiten a los gatos arañar o, simplemente, tumbarse encima (En la primera foto podéis verme precisamente testando en persona la comodidad de uno de estos rascadores mientras me documentaba para esta entrada. En la segunda, a Elmo controlando de cerca la calidad de los distintos modelos que hemos recibido en los últimos días) A nosotros tres nos encantan y son una opción económica (la mayoría entre 3€ y 12€, dependiendo del tamaño y de la forma), ecológica (una vez destrozados, se pueden reciclar en el contenedor de papel) y fáciles de conseguir (disponibles en cualquier tienda de animales física u on-line) para proporcionar a los felinos domésticos un sitio extra en el que afilar sus uñas.


No me gustaría cerrar esta entrada sin haceros reflexionar sobre algo que a pripori parece obvio: todo gato nace con uñas porque las necesita en su día a día, siendo la desungulación o extirpación quirúrgica de las mismas una mutilación y una barbaridad totalmente innecesaria que resta calidad de vida (cuando no se la arruina por completo) a los gatos que pasan por ese trance. Este es el motivo por el que, antes de decidiros a convivir con un felino, es importante que os detengáis a pensar y barajéis los pros y los contras. Si durante este balance os dais cuenta de que para vosotros vale más un sofá impoluto que las uñas del gato, estad seguros de que, a pesar de la cantidad de rascadores disponibles en el mercado, no estáis preparados en absoluto para la vida gatuna.

miércoles, 25 de agosto de 2010

¿Cuántas uñas tiene un gato?

No sabemos muy bien cómo pero hace unos días Elmo se arrancó una uña. Colocando los cojines del sofá, mi humana encontró los restos del incidente e inmediatamente empezó a inspeccionar cuál de nosotros tres había perdido una de sus garras. Noa y yo las conservábamos todas pero no podemos decir lo mismo de Elmito, a quien le faltaba una de sus uñas de la pata posterior derecha. Siendo este un accidente no demasiado atípico entre perros y gatos y como el peque aparentemente estaba bien, nuestra humana decidió en un primer momento dejar que la naturaleza siguiera su curso hasta que una nueva funda de queratina ocupase el lugar de la que Elmo había perdido, supervisando, eso sí, el proceso de cerca por si la cosa se complicaba. Y, ¡cómo no!, la cosa se complicó un poco: al ver que el dedito de Elmo se hinchaba y que yo no dejaba de olerle el pie afectado, la visita al veterinario se hizo indispensable. Y así, el lunes por la tarde Elmito acudió a la clínica, donde le hicieron una buena cura y le recetaron un antibiótico.

El caso es que, a pesar de que nuestra humana nos corta las uñas cada dos semanas, Elmo las tenía muy largas, mucho más de Noa o que yo. Y es que, como en casi todo, para esto de regenerar las garras el pequeñajo es demasiado rápido (Ejem, ejem...) Y ya se sabe que unas uñas largas son más fáciles de enganchar y, por lo tanto, de romper. Sea como sea, el tratamiento y las curas le están yendo a Elmito la mar de bien por lo que muy pronto volverá a lucir su colección de uñas al completo aunque, después de este episodio, la frecuencia de su paticura se volverá, por desgracia para él, prácticamente semanal.

Al hilo de nuestra historia permitidnos que ahora pongamos a prueba vuestros conocimientos felinos, queridos lectores, porque ¿sabéis cuántas uñas tiene un gato? Es fácil, sólo tenéis que sumar las de las patas de delante y las de las patas de detrás. Una ayuda: si no lo sabéis o no os acordáis, siempre podéis usar al gato más cercano como referencia aunque si vuestro modelo es Elmo o algún minino en su misma situación, recordad añadir la uña que le falta...

lunes, 16 de agosto de 2010

Nunca llueve a gusto de todos

Recién terminadas las fiestas de Elche, nuestra valoración es literalmente esa: "Nunca llueve a gusto de todos". Y es que este año hemos tenido unas fiestas de agosto algo pasadas por agua, mala cosa para los humanos festeros pero algo genial para los perros y gatos a los que los ruidosos fuegos artificiales molestan y aterrorizan, llevándoles en ocasiones al borde de un infarto.

De esta manera, Noa, Elmo y yo hemos podido disfrutar de estos días de celebración sin demasiados sobresaltos, incluso de la brillante y otros años archiestruendosa Nit de l'Albà. Sin necesidad de escondernos debajo de ninguna cama o estantería (yo por apoyo moral a mis compañeros, no vayáis a pensar... Ejem, ejem...) y aprovechando al máximo el respiro que las últimas lluvias nos han brindado a mitad de un caluroso verano, afrontamos una segunda quincena de agosto tranquilos y relajados. ¿Qué más se puede pedir? Sea como sea, ser gatos residentes en el levante peninsular tiene su precio y más tarde o más temprano alguna traca, algún petardo, alguna carretilla o algún cohete nos dará un buen susto... ¡Pero esa ya será otra historia!

Y ahora contadnos vosotros, queridos lectores de cuatro patas: ¿Os asustan los fuegos artificiales? ¿Vivís como nosotros en una localidad en la que la pólvora está presente en sus días grandes? ¿Tenéis alguna anécdota relacionada con este tema? ¡No dudéis en contárnoslo!

viernes, 13 de agosto de 2010

Capicúa (de cap y cua)

La palabra capicúa procede de las voces catalanas cap (cabeza) y cua (cola) y todos sabemos que se refiere a aquel número que se lee igual de derecha a izquierda que de izquierda a derecha. Dejando las cifras de lado, nosotros recurrimos hoy a este término para convertirlo en título de una peculiar vista de Noa en la que podemos apreciar en primer término su cabeza y al fondo, aunque algo desdibujada, su cola. Esperamos, eso sí, que centraros en este alfa y omega gatuno no os impida deteneros un instante al menos en el brillo de los fantásticos y felinos bigotes de la única e inimitable gata de nuestra Gatera.

miércoles, 11 de agosto de 2010

El golpe de calor

Ya sabemos que las altas temperaturas estivales pueden tener más o menos efecto sobre nosotros y sobre nuestra actividad diaria, queridos lectores de cuatro patas (Precisamente de eso va nuestra encuesta de este mes. ¿Habéis votado ya?) Pero una cosa bien distinta e infinitamente más peligrosa a este frecuente e inocuo aplatanamiento veraniego es lo que conocemos como golpe de calor.

El golpe de calor es una subida rápida e incontrolada de nuestra temperatura corporal que puede acabar con el gato o perro afectado en pocos minutos. Se produce habitualmente en épocas calurosas y con humedad elevada, cumpliéndose precisamente ambos requisitos en verano. El riesgo de ser víctima de esta clase de colapso es aún mayor si nos encontramos en espacios reducidos y mal ventilados como un coche, un balcón o un transportín.

Quizá os resulte curioso pero los perros y los gatos no sudamos más que por las almohadillas de nuestras patas. Así, nosotros utilizamos la respiración y el lamido para regular nuestra temperatura y por ello, cuando tenemos mucho calor, jadeamos y nos lamemos el pelaje. Por desgracia, ni el jadeo ni el lamido son tan eficaces como el sudor a la hora de regularnos y ante una situación extremadamente calurosa es fácil que nuestra temperatura se dispare.

¿Qué síntomas deben dar la voz de alarma? Una temperatura corporal elevada, mucosas oscuras, jadeo excesivo, temblores, descoordinación, tambaleo, pérdida de la consciencia, vómitos, diarrea... Ante un cuadro semejante, hay que tratar de bajar la temperatura del animal afectado inmediatamente llevándole a un lugar fresco, remojando con agua fría su cabeza, cuello, axilas e ingles e intentando que beba pero sin obligarle en ningún momento. Nunca deberemos envolverle con toallas húmedas ni refrescarle con agua helada, pues podríamos agravar el cuadro descrito. Y, por supuesto, una vez remojado, deberéis acudir de inmediato a la clínica veterinaria más cercana, incluso si después de vuestras medidas de urgencia el perro o gato parece recuperarse con normalidad, para descartar cualquier posible daño interno y para que se le administre la medicación adecuada.

Evitar este tipo de incidentes está en vuestras manos, queridos lectores. ¿Cómo? Ofreciéndonos agua fresca y limpia y asegurándoos de que la bebemos (como está haciendo Elmo en la foto que abre esta entrada), no dejándonos en el coche si viajamos con vosotros, no encerrándonos en habitaciones o espacios reducidos y calurosos, evitando las horas del mediodía si salimos a la calle, no permitiendo que nos quedemos demasiado rato al sol, etc. Como veis, se trata de unas medidas lógicas y muy sencillas con las que podremos prevenir sustos que muchas veces y por desgracia terminan resultando fatales.

Por si queréis saber más sobre el tema, os dejamos un par de enlaces bastante interesantes:

miércoles, 4 de agosto de 2010

Ventana con gato azul

El domingo pasado nuestros humanos pasaron unas horas en Altea y, mientras paseaban por sus blancas calles, descubrieron, entre otros, a este gato azul curioseando desde una ventana. Si ya os digo yo que los felinos podemos estar casi en cualquier lugar, ¿o no?

lunes, 2 de agosto de 2010

¿El calor te aplatana? Encuesta de agosto

Con los calores estivales es típico que las personas que conviven con perros y gatos se percaten de cambios en su comportamiento y rutinas habituales. Y es que lo típico durante los meses de verano es que durmamos más, comamos menos, pasemos la mayor parte del día desconectados del mundanal ruido y concentremos nuestra actividad durante las noches. En pocas palabras: ¡estamos aplatanados!

Dicho lo dicho, nos ha picado la curiosidad y, versionando una encuesta del año pasado, lo que queremos descubrir con nuestra consulta de agosto, queridos lectores de cuatro patas, es si vosotros también sobrevivís a estos calores de 2010 reduciendo vuestra actividad a lo justo y necesario. Y así, la pregunta en esta ocasión es bien sencilla: ¿El calor te aplatana? Y las respuestas entre las que podréis seleccionar las vuestras son las siguientes:
  • , para aquellos cuya vida prácticamente se paralice a causa de los calores.
  • No, en el caso de que vuestra actividad sea la misma que cuando hace frío.
  • Pues no sabría decirte, por si nunca os lo habéis planteado y no sabéis qué contestar...
¡Ánimo, que no os derroten las altas temperaturas y votad cuanto antes! Recordad que cuantos más participemos, más interesantes serán los resultados y que el cuestionario podréis encontrarlo, como siempre, en la columna de la derecha.

domingo, 1 de agosto de 2010

Resultados de la encuesta de julio

En julio se nos ocurrió preguntaros cómo eran vuestros transportines, queridos lectores, y los resultados dejan muy claro que en esto, como en otras muchas cosas, el plástico se ha convertido en el material estrella a causa, seguramente, de su resistencia y fácil limpieza. Al menos eso deben opinar los 22 lectores que nos confesaron que sus transportines son de plástico, quedando sólo 4 con transportín de tela y ninguno con el modelo más tradicional de mimbre. Pero veamos el reparto total de votos cosechados por cada una de las respuestas propuestas:

¿Cómo es tu transportín?
  • De plástico, 22 votos (Un 73,3%)
  • De mimbre, 0 votos.
  • De tela, 4 votos (Un 13,33%)
  • Soy gato pero no tengo, 3 votos (Un 10%)
  • No soy gato y no necesito, 1 voto (Un 3,33%)
  • Ninguna de las anteriores, 0 votos.
Sea como sea, nos alegra leer que la mayoría de los participantes en nuestra encuesta tienen transportín, pues ya os comentamos que los gatos, cuando salimos de casa, tenemos que utilizar este tipo de contenedores por motivos de comodidad y seguridad obvios. Así que a esos tres amigos felinos que contestaron que aún no tienen transporte les sugerimos que se hagan con uno cuanto antes porque nunca sabemos cuándo nos puede hacer falta.

Llegados a este punto, sólo nos queda dar las gracias a los 29 participantes que con sus 30 votos han hecho posible que hoy sepamos algo más sobre los transportines de los lectores de la Gatera, siendo estas gracias especiales para Ro, Shafo, Blas y Marta, Espita Gorgorita, Luna y Zeus, Dark Euridice, Martín y Félix y Miss Wu, por enriquecer sus visitas y sus votos con sus comentarios y opiniones sobre tan importante pieza del ajuar felino.

viernes, 30 de julio de 2010

Una, dos y tres

Aquí tenéis, queridos lectores, las tres bolas de pelo fruto del cepillado de ayer (Creo que es evidente a quién pertenece cada una y quién es más generoso en casa a la hora de soltar pelo... Ejem, ejem...) El caso es que, después de cada sesión de peluquería, yo me pregunto lo siguiente: ¿y si algún día, cepillando, cepillando, mi humana nos deja completamente calvos? ¿O es que los pelos no tienen fin? Más me vale que nunca se acaben porque, con la cantidad que pierdo cada vez, ¡soy el candidato perfecto a una alopecia precoz!

jueves, 29 de julio de 2010

Mirada amarilla

El gato moradoRetomando nuestra costumbre de presentaros felinos urbanos, queridos lectores, hoy traemos a nuestra Gatera un ejemplar entre lila y morado con el que se toparon nuestros humanos hace unos días en la calle Poeta Campos Vasallo, una de las vías perpendiculares a la avenida alicantina de Alfonso X el Sabio. Se trata, como podéis comprobar, de un gato rayado de color imposible e intensa mirada amarilla que posa completamente erizado junto a otro par de animales ante la curiosa mirada de aquellos viandantes que tienen un segundo para fijarse en este trío que decora los vanos tapiados de una casa abandonada del centro de Alicante.

Si la visión de este felino llamó nuestra atención por motivos obvios, más lo hizo en esta ocasión la pregunta que el artista, de quien no sabemos el nombre, dejó plasmada en el centro de la composición: "¿Sabemos dónde pintar?". Y es que esta quizá es una de las cuestiones más controvertidas a la hora de hablar de murales urbanos y de grafitis, existiendo muy poco trecho entre lo meramente estético y el puro vandalismo. Suponemos que cada cual tendrá su propia opinión respecto al tema pero nosotros, bordeando delicadamente la delgada línea que separa ambos mundos, seguiremos tratando de preservar con nuestra cámara a todos aquellos gatos que nos sea posible, salvando así a nuestro modo representaciones que, más tarde o más temprano, pasarán a convertirse inevitablemente en mero olvido a causa de la naturaleza efímera marcada por su origen. Y así, de esta manera, hoy nos hemos fijado en este gato que compartimos con todos vosotros. Pero ¿quién será el siguiente? Eso no podemos saberlo, pero de lo que estamos seguros es de que, se esconda donde se esconda, ¡lo descubriremos!

jueves, 22 de julio de 2010

Carnívoros estrictos

¿Sabíais que los gatos somos carnívoros estrictos y que necesitamos ingerir entre un 70 y un 80% de proteína de origen animal al día? ¡Tened en cuenta este dato, queridos lectores, a la hora de elegir el pienso que nos dais!En la foto podéis ver al pequeño Cero, decidido a saciar su necesidad de carne aún a costa de la mano de nuestra humana (Ejem, ejem...)

lunes, 19 de julio de 2010

El accidente

Casi dos semanas han pasado desde nuestra última entrada y el motivo de esta ausencia no han sido ni las vacaciones, ni el calor, ni la apatía. Lo cierto es que hemos estado atareados y con la cabeza en otro sitio porque la madre de Noa, que vive en el taller de nuestros abuelitos humanos por parte de humana, tuvo un accidente.

El día 9, bien tempranito, recibimos una llamada de la abuelita para decirnos que Pikachu había vuelto de su paseo matinal arrastrando una de las patas posteriores y desde ese momento empezaron los nervios y las prisas. Nadie sabía qué le había pasado. ¿Un atropello? ¿Una caída? ¿Una patada? El caso era que la pequeña estaba sufriendo. En la clínica veterinaria, el reconocimiento y las pruebas permitieron concluir que tenía el pubis roto y, aunque aparentemente no había más daños internos, era preciso esperar a ver cómo respondía la paciente. Y es que las 24 horas posteriores a un accidente son muy importantes para comprobar que los órganos internos, en este caso especialmente la vejiga y los riñones, no han sufrido ningún daño.

Por suerte, la evolución de Pikachu ha sido muy buena y ya está casi perfecta aunque un poco harta de tanto reposo, de tanto analgésico y de no poder salir a la calle. Nuestra abuelita humana por parte de humana dice que ya le gustaría ver a una persona con el pubis roto caminando a los tres días del accidente y haciendo vida casi normal. Y es que la celeridad de recuperación de gatos y perros es muchas veces sorprendente.

El caso es que, a pesar del susto, suponemos que Pikachu volverá a su vida de gata con acceso al exterior en cuanto esté recuperada del todo y esto nos provoca cierto resquemor porque somos conscientes de los peligros de la calle y de que este incidente es algo que puede repetirse. Pero Pikachu llegó a nuestra familia siendo ya gata callejera y quizá encerrarla para siempre en pos de su seguridad sería algo que no soportaría. Como veis, más allá de la lesión ósea, la situación nos replantea de nuevo un eterno dilema: ¿libertad con riesgos o protección a costa de todo? Aunque suponemos que esa, queridos lectores, ya será otra historia.

miércoles, 7 de julio de 2010

Soy el protagonista

El protagonista indiscutible de esta entrada voy a ser yo.
¿El motivo?
Que hoy es mi cumpleaños.

Rumbo en el árbol
A pesar de ser mi día, nosotros aprovechamos para felicitar desde aquí a Chiqui, que hoy celebra también su aniversario.
Y ahora, una vez enviados nuestros mejores deseos para ella, ¿alguien me felicita a mí?

martes, 6 de julio de 2010

Sesteando...

jueves, 1 de julio de 2010

¿Cómo es tu transportín? Encuesta de julio

Aunque muchos gatos domésticos no solemos salir a la calle, hay determinadas ocasiones (visitas al veterinario, viajes...) en las que es necesario que crucemos el umbral de la puerta y nos enfrentemos al mundo exterior. Y lo mejor a la hora de sacarnos de casa es hacerlo dentro de unas jaulas especiales que reciben el nombre de transportines, que pueden ser de mimbre, de plástico o de tela, que cuentan con sistemas de cierre seguros y que están diseñadas a tal efecto (Seguro que todos sabéis a qué tipo de contenedores de transporte nos estamos refiriendo) A veces, a causa de las prisas o, simplemente, de la falta de previsión, algunos humanos sacan a sus gatos en bolsas de deporte, mochilas, cajas de cartón o directamente en los brazos, sin darse cuenta de que el minino puede ponerse nervioso y escapar en mitad de la calle, siendo prácticamente imposible detener a un gato asustado que trata de huir y produciéndose así situaciones desagradables de desenlace muchas veces poco halagüeño.

El caso es que, pensando en esta pieza tan importante del ajuar felino, nuestra pregunta del mes de julio, dirigida prácticamente en exclusiva a nuestros lectores gatunos, va a ser la siguiente: ¿Cómo es tu transportín? Y aquí os dejamos las respuestas entre las que podréis seleccionar las vuestras:
  • De plástico.
  • De mimbre.
  • De tela.
  • Soy gato pero no tengo transportín.
  • No soy gato y no me hace falta.
  • Ninguna de las anteriores.
¡Ahí queda eso! Descubramos con vuestra ayuda qué clase de transportines son los más habituales entre los visitantes de La Gatera. Por supuesto y como siempre, el cuestionario estará disponible hasta final de mes en la columna de la derecha de nuestro blog. Y recordad que si además de con voto nos alegráis la visita con algún comentario relacionado os estaremos especialmente agradecidos.

Resultados de la encuesta de junio

Terminado el mes de junio, queda cerrada la encuesta más refrescante de este año y la conclusión a la que llegamos a la luz de los resultados es que a la mayoría de nuestros lectores les encanta beber directamente del grifo: así queda corroborado por un total de 18 votos (lo que supone un 60% del total si traducimos esta cifra a porcentajes) La panorámica general de nuestra primera consulta estival es la siguiente:

¿Te gusta beber directamente del grifo?
  • Sí: 18 votos (60%)
  • No: 7 votos (23,33%)
  • Nunca lo he intentado: 4 votos (13,33%)
  • Ninguna de las anteriores: 1 voto (3,33%)
Llegados a este punto sólo nos queda recomendar a los que nunca hayan probado eso de beber el agua directamente del grifo que lo intenten, que la vida son cuatro días y a lo mejor descubren que se están perdiendo algo bueno; a los que no les gusta, que sigan sin hacerlo; y a los que sí tienen esta costumbre, que se hagan con una fuente, que seguro que les resulta un cachivache cuanto menos interesante.

Mil gracias a los 27 participantes que con sus 30 votos nos han ayudado a confirmar el atractivo que ejerce entre nuestros lectores de cuatro patas el agua corriente a la hora de acabar con la sed. Y gracias especiales a Ro y a Espita Gorgorita que se tomaron la molestia de dejarnos, además de su voto, un par de comentarios.

miércoles, 30 de junio de 2010

domingo, 27 de junio de 2010

Polizones de maleta

Perezo en la maletaBien conocida por todo humano que conviva con gatos es la fascinación que los minimos sentimos por las maletas y las bolsas de viaje: basta que estos transportines para ropa salgan del armario o del trastero para que nosotros estemos dispuestos a olisquearlos, a inspeccionarlos y, por supuesto, a meternos dentro. Pero ¿a qué se debe este irremediable atractivo? Algunos felinos rondan las maletas porque desean viajar con sus humanos y esperan el momento propicio para colarse dentro; otros lo hacen, en cambio, para no dejarles viajar y así no quedarse solos en casa; pero lo cierto es que la mayoría nos acercamos a las maletas por pura y felina curiosidad.

Y al hilo de este tema, precisamente ayer nos llegó esta foto de nuestro amigo Perecito dispuesto a acompañar hasta el infinito y más allá a sus humanos aunque, eso sí, cómodamente repanchingado en una de sus maletas. Y nuestra pregunta ante esta imagen es sencilla: ¿vosotros, queridos lectores, habéis intentado o incluso conseguido alguna vez ser polizones de maleta? ¿O sois de los que no quieren que sus humanos salgan de casa y se meten dentro a modo de protesta? ¡No dejéis de contarnos!

viernes, 25 de junio de 2010

Gatos efímeros. Hogueras 2010 (2ª parte)

Hoguera Infantil Benito Pérez GaldósComo lo prometido es deuda, aquí os traemos las fotos más gatunas de las fiestas de San Juan. La verdad es que no podemos quejarnos del álbum de este año, el más rico desde que iniciamos esta sección allá por junio de 2008, aunque somos conscientes de que son muchos los felinos que, a pesar de nuestros esfuerzos y carreras, se nos habrán escapado para no volver jamás. Y es que las Hogueras del 2010 no son a estas horas más que rumor de lo que fueron, arte efímero convertido en humo y ceniza... ¡Menos mal que la magia de la fotografía permitirá que recordemos por siempre a algunos de los gatos de cartón que sucumbieron anoche ante la furia implacable del fuego!

Hoguera Polígono BabelLo que más ha llamado nuestra atención al ponernos delante de la recopilación de ninots felinos de este año ha sido el predominio apabullante de gatos negros, símbolo tradicional en nuestro país de la mala suerte. Precisamente, uno de los primeros gatos que encontraron nuestros humanos ejercía su agorero papel a la perfección en el monumento plantado por la Hoguera Polígono de Babel que estaba dedicado este año a las supersticiones y supercherías.

Hoguera Infantil MaisonnavePero, tal y como os decíamos, este no fue ni el primero ni el único gato oscuro que encontraron nuestros humanos en su recorrido, cámara en mano, por las festivas calles de Alicante. Y así, no tardó en salirles al paso un diminuto gato negro y volador que, acompañando como paquete a una bruja de paseo con su escoba, se escondía en la Hoguera Infantil Maisonnave, confirmando una vez más que el tándem felinos y brujería funciona, en virtud de los típicos tópicos, a las mil maravillas. ¿O no?

Hoguera Séneca AutobusesComo no hay dos sin tres, el siguiente gato que pudieron fotografiar nuestros reporteros favoritos también era negro, encontrándose este ejemplar de buen tamaño en un lugar de honor: el remate de la Hoguera Séneca Autobuses. Elegante, tranquilo y coronando el monumento en lo más alto, presenciaba este minino desde su artística atalaya el deambular de público a sus pies mientras que con su larga y "cascabeleada" cola se dedicaba, juguetón, a acariciar el cielo.

Hoguera Infantil Séneca AutobusesLa irónica suerte sonrió a mis humanos una vez más y el hallazgo gatuno en esta Hoguera fue doble al descubrir que entre las figuras del conjunto infantil de la Estación de Autobuses también se escondía una sorpresa felina que bajo la forma de un pequeño gatito de ojazos verdes intentaba trepar desde el suelo a una de las plataformas. Su color, para no romper la tónica del día, era, por supuesto, un gris oscuro tirando a un discreto negro que, a pesar de su sobriedad, no consiguió que el felino pasara desapercibido a los ojos de inumerables visitantes.

Hoguera Alfonso X el Sabio
Hoguera AltozanoY la lista de felinos continuó creciendo y creciendo, sumándose monumento tras monumento nuevos gatos, algunos afamados personajes infantiles como la Hello Kitty de la Hoguera Infantil Benito Pérez Galdós que abre este post o como el gato de 13 Rúe del Percebe de la Hoguera Alfonso X el Sabio que, en esta ocasión, aparecía acompañado por un malvado ratón dispuesto a prender fuego en cualquier momento al desdichado micho en honor de la fiesta. También se toparon con otro ejemplar con ansias Hoguera Polígono San Blaspublicitarias, felino adicto a la cerveza donde los haya que, apostado en un lateral de la Hoguera de Altozano, proclamaba sus preferencias comerciales a maullido en grito: "¡Mahou!", con otro blanco como la nieve, en contraposición a la tónica cromática dominante, bien instalado en la Hoguera Infantil del Polígono de San Blas y con un dúo de negros azabaches repartidos entre las Hogueras Infantiles de Campoamor Norte y de Altozano que posaron gustosos para sumarse al conjunto de instantáneas que nos permiten confirmar que los reyes de estas celebraciones en honor de San Juan han sido, sin lugar a dudas, los gatos negros.

Hoguera Infantil Campoamor NorteTodos estos lindos gatitos que os mostramos aquí (y otros muchos que no llegamos ni siquiera a descubrir) ya no existen, habiendo desaparecido en instantes el trabajo de meses junto a sus simpáticas expresiones, a la alegría que transmitían, a la elegancia de sus portes y a sus coloridas personalidades. ¡Las Hogueras son así! Pero ¿de verdad han desaparecido todos los felinos? Lo cierto es que este año podemos sentirnos orgullosos al decir que no, porque un gato, sólo uno, ha sobrevivido a la ordalía por fuego de la noche de San JuHoguera Infantil Altozanoan. Se trata de un pequeño minino que forma parte del conjunto de figuras infantiles que ha sido indultado en 2010, salvándose de esta manera de su casi segura condena a muerte. Y así, un pizpireto y orgulloso felino naranja pasará a residir por siempre en el Museo del Ninot, habiendo superado por designio popular su estatus de figura efímera para consolidarse como obra de arte superviviente y perdurable. ¿Qué más se puede pedir?

Hoguera Infantil Gran Vía La Cerámica. Ninot indultado

martes, 22 de junio de 2010

¿Quién araña al Hombre Araña?

Pues no podía ser otro que nuestro Elmito, pillado in fraganti por la cámara en actitud de auténtico villano de cómic.

Y es que, visto lo visto, ¡que tiemblen los superhéroes de la Marvel!
----------